Para muchos, montar en bicicleta tiene mucho que ver con ser social. Estar al aire libre rodeado de un grupo de amigos y disfrutar de un interés común. Para aquellos como Forrest Riesco que se pasan la vida montando, persiguiendo a sus compañeros, compitiendo contra el reloj, las carreras … Esos momentos necesitan equilibrarse.

El tiempo para uno mismo se hace más difícil de encontrar y la importancia de la paz y la tranquilidad, el tiempo para resetear y volver a la alegría personal de estar en la bicicleta para disfrutar tan solo de ese momento.

Forrest Riesco es de la Columbia Británica Sunshine Coast, Gibsons para ser exactos. Una apacible ciudad costera con una tranquila comunidad que se echa de menos en más ocasiones de las que uno podría imaginar. No presume sobre sus habilidades de montar en bici, ni siquiera hablará de ello a menos que sea provocado. No se jacta, es humilde pero su bicicleta habla por él. Muestra fuerza y ​​confianza en la mountainbike que muchos sólo podemos soñar.

Su tiempo en casa lo lleva de vuelta al ritmo con el que creció sabiendo que los senderos de la costa y un corto paseo en ferry le dan muchas oportunidades para seguir mejorando en su bicicleta y mantener ritmo. Andar solo durante el otoño-invierno es su oportunidad de hacer lo que quiere cuando quiere y de poder eligir soledad. Estos momentos de soledad son tan vitales para su mente y entrenamiento como machacarse en el gimnasio y apretar segundos contra el reloj.

Son las cosas simples de la vida.

Producido para – North Shore Billet
Rider – Forrest Riesco
Palabras – AJ Barlas – ardor.website
Producción de video – Mike Gamble
Música – “Deeper” de Chris Coleman

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En MTB por ahí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

10 Cosas que todo ciclista de montaña debería hacer

10 cosas a hacer. Topicazo de tema pero narrado de una forma gráfica y expresiva como solo…