Después de haber realizado la prueba de esfuerzo, tenía muy claro que a continuación debía hacerme un estudio biomecánico para verificar que mi postura en la bicicleta era correcta.

Gracias a los avances tecnológicos lo que antes podía ser exclusivo del ámbito profesional, hoy en día por unos 90 € y tras una hora y media, tienes a tu alcance un completo estudio biomecánico para una bicicleta para un uso no profesional.
Es obvio decir que si andas también con la flaca, necesitas su correspondiente estudio también. En estos casos suele haber oferta para una segunda bici.

Cuando compras la bici, si el comercio donde lo haces es medianamente serio, te tomará una serie de medidas (no solo de la entrepierna al suelo) de tu cuerpo para seleccionar la talla de la bicicleta que más se adecua a tus necesidades. También deberían realizarte una medida de los esquiones para seleccionar la talla del sillín tal y como explicamos en este anterior post.

¿Por qué hacerme este estudio?.

Por varios motivos.

– En cada salida se dan miles de pedaladas. Nuestro cuerpo está en una posición bastante fija durante unas cuantas horas por lo que una mala postura tanto en el tronco superior como inferior implica que músculos y tendones pueden verse forzados de forma repetitiva apareciendo lesiones en forma de tendinitis, roturas de fibras, etc. Incluso hernias.

– Yo personalmente tengo la zona lumbar de la espalda bastante tocada con dos hernias discales y un hombro un pelín más bajo que el otro por lo que el asegurarme que mi posición sobre el sillín y sobre el manillar eran las correctas era fundamental para poder practicar este deporte.

Dicho esto, parece que lo lógico sería hacerse primero el estudio biomecánico y posteriormente adquirir la bici, no? Pues sí, pero cuando empiezas en esto, probablemente no caigas en la cuenta de la importancia que tiene este estudio. Aún así, haciéndolo posteriormente, cumple igualmente el objetivo de estar perfectamente posicionados sobre nuestra máquina.

Qué se obtiene con este estudio.

biomecanica-ciclismo

Verificar que todas las medidas de tu máquina son las correctas para tus dimensiones. Es decir, que tanto el cuadro, potencia, sillín y manillar son para ti.
Si el cuadro no se corresponde a nuestras medidas, Houston, tenemos un problema!!
Un sillín que no sea para nuestra medida de isquiones conseguirá que nuestras salidas se conviertan en una pesadilla y una mayor opresión en nuestra zona perineal. Si no está correctamente posicionado horizontalmente, puede hacer que nuestro peso no recaiga en el sillín sino en nuestras manos y por tanto en el manillar pudiendo producir adormecimiento de las manos por opresión del nervio Ulnar.
Si la potencia no se ajusta a nuestras medidas, la zona lumbar y la zona cervical pueden verse afectadas por nuestro reparto de pesos.

Verificar que los reglajes con los correctos. Es decir, que la altura y posición del sillín, la posición y el ángulo de las calas así como el ángulo de las manetas de freno están alineadas correctamente.
Un sillín muy bajo nos puede producir lesión en los ligamentos delanteros y uno muy alto en la parte posterior de la rodilla.
Una mala posición de la cala en nuestra zapatilla al no estar alineada con el eje del pedal automático aparte de disminuir nuestra eficiencia en el pedaleo, repercutirá en nuestra rodillas. Así como si el ángulo de la cala no es el correcto, repercutirá en los ligamentos laterales de nuestra rodilla.
Si las manetas de freno no están bien posicionadas dando continuidad a nuestra mano, pueden producir que se te duerman las manos al oprimir el nervio Ulnar.

De esta forma, deberíamos tener una postura óptima sobre nuestra bicicleta obteniendo una mayor eficiencia y seguridad en le pedaleo.
Ya que una postura incorrecta puede originar que llevemos la espalda demasiado arqueada y los hombros muy rígidos provocando de esta manera llevar nuestro diafragma cerrado implicando una pérdida de capacidad pulmonar, que es lo que me pasaba a mí.

En general, si nuestras medidas no están en sintonía con las de nuestra máquina, podemos tener un problema o varios.

Cómo es un estudio biomecánico.

SesionEstudio

Lo importante y fundamental, es realizarlo en un sitio que sepa lo que hace. En la zona de Pamplona tenemos la suerte de poder disponer de Jon Bru Health Center, sitio de referencia compuesto por varios profesionales con Jon Bru a la cabeza que aparte de ser ex-profesional, es entrenador nacional e ingeniero.

Comentar que el estudio es diferente para la modalidad de carretera y de mountain bike, ya que la postura sobre la bici en cada modalidad es diferente también.

¿Qué es necesario llevar?.

Obviamente tu bicicleta así como ropa de ciclismo y las zapatillas con las calas. Todo ello perfectamente limpio para que el profesional puede realizar su trabajo correctamente.

Proceso.

talla-para-bicicleta

Lo primero que hicieron fue tomar todas las medidas de mi máquina.

A continuación me tomaron medidas a mí así como mi peso y el peso por pierna.

Posteriormente, me colocaron unas pegatinas en varias partes del cuerpo y en las zapatillas que eran los puntos de referencia para el software a utilizar.

Introdujeron todas mis medidas y las de la bicicleta a un software y sobre un rodillo empecé a pedalear. Posteriormente me realizaron varias sesiones de grabación en vídeo de lateral y de la zona posterior.
Cada sesión de imágenes era visualizada en el software donde se tomaba medida de los grados que conformaba mi cuerpo en diferentes posiciones. Se corregía y se volvía a grabar y a revisar en la aplicación para comprobar si se había corregido correctamente.

Me llamó la atención el tiempo dedicado a las calas.

JonBru

Pero viendo esta imagen se puede comprobar cómo nos afecta un pedaleo que no sea circular.

biomecanica-rodilla-del-ciclista

Conclusiones y correcciones que me hicieron como consecuencia del estudio biomecánico.

Me facilitaron las medidas de mi bicicleta y sobre todo, los reglajes realizados.

Medidas

Me corrigieron la posición del apoyo de las calas y me las abrieron 4 grados en ambos pies ya que es mi apertura de pie natural.

Ajuste calas

Mi altura de sillín era excesiva 155 grados por lo que me la bajó 22 mm. pasando de esta manera a 145 grados produciendo una pedalada más redonda y con menos sobrecarga muscular mejorando además la posición de la espalda.
En las imágenes se aprecia como mi agarre al manillar no era sólido. Ello creaba inestabilidad y una excesiva carga para la espalda provocando además el cierre de los pulmones teniendo de esta forma una oxigenación menor. Me cambió el apoyo y haciendo un giro de la pelvis me lo corrigió.

Imagenes

Me verificaron que la carga sobre los isquiones era la misma en cada lado por lo que mi postura y verticalidad no se veía afectada por mis problemas de espalda y asimetría de hombros.

Pero lo más importante es que tengo mi máquina y accesorios, perfectamente adaptados a mis medidas. Desde luego decir que no he tenido nunca ninguna molestias originada por estar encima de la bicicleta.


¿Y tú, te has hecho ya este estudio?. ¿Dónde te lo realizaron?.


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Pedaleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Ejercicios para potenciar nuestro Core

De un tiempo a ahora se ha puesto muy de moda en la MTB los ejercicios para potencia nuest…